El fenómeno de las editoriales cartoneras comenzó en Buenos Aires en 2003, encabezado por artistas y escritores interesados en reconfigurar las condiciones en las cuales se producía y se consumía la literatura. Crearon un modelo de publicación nuevo y progresista que hasta este momento sigue desafiando y cuestionando la hegemonía política y económica caracterizada por el neoliberalismo. Este proyecto inicial, Eloísa Cartonera, no sólo ha cambiado el ámbito editorial en Argentina, también lo está cambiado a lo largo de varios continentes, funcionando así como fuente de inspiración para el desarrollo de más de setenta proyectos de editoriales cartoneras en América Latina, Europa y África.

Las editoriales cartoneras (también conocidas simplemente como cartoneras) son pequeñas editoriales independientes creadas sin fines de lucro. En algunos casos, se denominan a sí mismas como colectivos, cooperativas o proyectos de escultura social. Sus libros están hechos a mano con cartón reciclado (de allí el nombre «cartonera») recogidos de las calles, en algunos casos, por los cartoneros o recolectores de basura, que luego venden el cartón que encuentran a las editoriales cartoneras. Algunos de estos editores incluyen a los recolectores de basura en el proceso editorial para que trabajen junto a escritores y editores en la creación de estos libros.

Las tapas de cartón están pintadas a mano y montadas en un proceso que reconfigura la relación entre autor, editor, trabajadores y lectores. Esta práctica social, económica y literaria ayuda a la democratización del libro y al acceso a la literatura para todos, en todas partes.

Mediante el uso de cartón reciclado, el trabajo colaborativo, y la venta de sus libros en las calles o en mercados al aire libre, las cartoneras han disminuido la producción y los costos de distribución. Como consecuencia, pueden vender sus libros a una tercera parte (o menos) del precio de un libro convencional, lo que los hace más accesibles a un mercado previamente ignorado por la industria editorial tradicional. La accesibilidad de los libros cartoneros puede ser una herramienta para promover la alfabetización, la apreciación y la creación literaria. Varios de los proyectos cartoneros han incluido elementos sociales y educativos a sus actividades y están utilizando la creación de los libros cartoneros para redefinir la relación entre «el libro» y el público.

Con una creciente colección de más de 850 volúmenes que representan a más de 45 editoriales cartoneras, la colección Iberoamericana de la Universidad de Wisconsin-Madison posee una de las mayores y más completas colecciones cartoneras en los EE.UU. Esta colección es un trabajo en progreso, y los nuevos títulos se añaden periódicamente.

Esta base de datos incluye imágenes escaneadas de la portada de los libros cartoneros incluidos en UW-Madison, así como archivos de audio de entrevistas a miembros de varios proyectos editoriales cartoneras. Todos los material han sido digitalizados y añadidos a esta base de datos con el permiso de los editores o de las personas entrevistadas. Las actualizaciones a esta base de datos se realizan anualmente, pero la colección física sigue creciendo a medida que adquirimos libros nuevos.

Tags:


¿Eres un investigador o perteneces a esta entidad?

Si hay algún dato que desees modificar, indícalo a continuación como comentario.

Deja un comentario

  • (no será publicado)